Última Canasta: Lakers demuestran que tienen capacidad sin Kobe o Nash

Please install Adobe Flash

 

LOS ÁNGELES, Calif. – Ningún equipo en la historia ganó nada importante sin el aporte de su banca y los jugadores de complemento. Los especialistas. Esos que no acaparan entrevistas ni portadas, pero cuya importancia es tal, que cuando está la posibilidad de que se vayan a otro equipo, sus entrenadores se ponen al borde de sufrir ataques de histeria. Porque saben muy bien lo que tienen.

Hoy Los Lakers enfrentaron a uno de los mejores equipos de la liga sin dos futuros integrantes del Salón de la Fama. Por lo tanto era imperativo que aparecieran los demás. Los que no siempre aparecen.

Pau y Dwight sabemos lo que son. El primero un portento a la versatilidad de un pivote, una oda a la capacidad técnica para, si te toca la pesadilla de marcarlo, hacerte ver realmente mal amigo. El segundo, un portento físico como pocas veces se ha visto en la historia de la liga. Estremecedor. A ellos no los vamos a descubrir ahora. Este equipo no tendrá ninguna posibilidad de hacer algo importante en play offs si Pau, Dwight, y cuando esté listo Nash, no los lideran hacia la tierra prometida. La mayor responsabilidad de este enorme reto es de ellos. Y no sólo la aceptan, hoy quedó claro que le dan la bienvenida a brazos abiertos.

Sin Kobe era lógico que otros tomen la batuta mostrando el camino. Pau tuvo una noche dura en el tablero rival, pero como el grande que es, encontró la manera de impactar el juego en otras áreas. Dwight dominó. Fue un gigante. 

" Por favor, no cometamos el error de pensar que Los Lakers están mejor ahora sin Kobe, porque no es así "

Pero la verdad es que hoy se le ganó a San Antonio porque Blake y Jamison jugaron partidos sublimes, cada uno en su momento y a su nivel. Porque en sus aún limitados minutos, Metta marcó como en sus mejores tiempos de Indiana, cuando hubieses preferido entrar a una jaula con leones que ir a pelearle un rebote a Ron Artest. Porque Meeks corrió toda la cancha y clavó un par de triples terribles para las aspiraciones de los dirigidos por el gran Popovic. Porque Morris se las ingenió para dar minutos de calidad después de meses sin jugar. Especialmente en defensa. Todos hicieron algo bueno, todos quisieron demostrar que aún sin Kobe y Nash, estos Lakers pueden ser una migraña mayúscula para el que le toque el infortunio de toparse con ellos en la postemporada. Hoy defendieron como una jauría de perros salvajes, dando miedo, mordiendo, y no dejando ejecutar a uno de los equipos que mejor ejecuta.

Por favor, no cometamos el error de pensar que Los Lakers están mejor ahora sin Kobe, porque no es así. Nunca vas a estar mejor sin un gran vino. Lo vas a extrañar y añorar hasta el día de su regreso. Así que para reemplazar el aporte de uno de los mejores de la historia, tendrás que hacer un trabajo de equipo fantástico, como el hecho hoy, con el aporte clave de los que siempre han estado ahí, callados, tranquilos, pero siempre listos.   

Uno más Mamba. 

Sigue a Francisco Pinto por Twitter @PintoLakers

Añadir nuevo comentario